h1

Prometheus

agosto 10, 2012

Ridley Scott desembarcó a nuestras pantallas el pasado viernes 3 de agosto, no exento de una gran polémica sobre su regreso a la ciencia ficción. “Prometheus” ha dividido tanto a crítica como a público. ¿Es una bazofia infecta que se merece ser quemada? ¿O es, por el contrario, una buena película de ciencia ficción con ciertas cosillas discutibles? ¿O es el culmen de la ciencia ficción moderna? Teniendo en cuenta  que todos estamos de acuerdo en que la última pregunta se contesta sola, pasaremos a valorar esta “Prometheus” en su justa medida.

“Prometheus” es una película que tiene unos cojones del tamaño de un dinosaurio. Eso jamás nadie se lo podrá negar. La película tiene un planteamiento, dentro del género de la ciencia ficción, que sigue la estela de películas tan emblemáticas como “Blade Runner” (su más claro referente), “Inteligencia Artificial” o la misma “Alien”. Así, intenta ahondar en temas metafísicos y filosóficos dentro de la búsqueda del padre, el origen de la vida en la Tierra, el choque entre especies, la humanidad que reside o puede residir en una forma de vida artificial, nuestro papel para con ese ente robótico así como sus reacciones, intereses y motivaciones, todo ello en una búsqueda del origen de la raza humana, basada en la fe y las propias creencias.

Todo ello revestido de un aspecto visual apabullante. El mejor Scott se ha dejado ver en esta cinta. Tras la decepcionante y perezosa, a todos los niveles, “Robin Hood”, Ridley Scott ha puesto toda la carne en el asador en el aspecto técnico de su última película, y lo cierto es que el film es una auténtica maravilla para la vista y el oído. Ya solo por ello merece el pago de la entrada.

Sin embargo, “Prometheus” adolece de otras fallas que, para mucha gente, lastra el conjunto hasta tildarlo de mierda. Para empezar, el guión nos da muy pocas respuestas a los dilemas que plantea. Lo cierto es que, personalmente, en según qué ocasiones, esto me parece más un acierto que un error. No podemos pretender que una película de ciencia ficción consistente en una expedición científica que va a explorar un planeta extraterrestre en busca de nuestros creadores nos dé respuestas, o al menos respuestas convicentes. Aquí, el libreto se desentiende de estas respuestas y se centra en las consecuencias de dicho encuentro. Lejos de ser el acontecimiento soñado por Elizabeth Shaw o Charles Holloway, el encuentro con la dura realidad se torna trágico y dramático, estremeciendo los cimientos de la propia fe de la protagonista.

Acompañando a la expedición, nos encontraremos con David, desde ya uno de los mejores personajes que la ciencia ficción moderna nos ha dado. David siente curiosidad, anhelo por descubrir y aprender, no ya solo de sus creadores, los seres humanos, si no de los propios padres de sus padres. De hecho, no deja de, en ocasiones, sentir cierto desprecio hacia las personas que le acompañan en la nave, casi sintiendo que él mismo es el más adecuado para llevar a cabo la misión científica en la que la “Prometheus” se ha embarcado, pero sin embargo, siente también cierta admiración o anhelo por los seres humanos. Un personaje fenomenalmente escrito, y magistralmente interpretado por Michael Fassbender.

A pesar de todo, el guión tiene ciertos puntos negros que hacen deslucir un tanto la película. La tripulación de la “Prometheus” la conforman 17 personas. En la Nostromo eran 7. En “Prometheus” no dejamos de tener la sensación de que sobran personajes, y a la vista está, ya que hay ocasiones en que aparecen personas en pantalla que no sabemos quiénes son, o más aún, llegando al tercer tercio de película, aparecen por primera vez ante nuestros ojos, lo que hace que el libreto de la cinta quede un tanto desdibujado en este aspecto. Además, hay ciertos personajes secundarios que rezuman carisma, pero se ve muy a las claras que les faltan minutos, quizás cortados en la sala de montaje. Esperaremos un director’s cut.

Además de ello, hay aspectos de la trama que no quedan del todo claros, el más claro ejemplo son los efectos de cierta sustancia negra que en ningún momento llegamos a estar seguros de lo que hace, ya que en ocasiones reacciona de una manera, y en otras de otra. ¿Fallo de guión o agujero deliberadamente dejado en blanco? Quizás en la secuela nos den más explicaciones, sin embargo, no es algo que me moleste especialmente. Si una cualidad que tiene “Prometheus”, esa es la de plantear dilemas que ni siquiera los propios protagonistas son capaces de responder, mucho menos el espectador.

Personalmente, es una película que me ha hecho disfrutar mucho en la sala de cine, teniéndome el culo pegado a la butaca desde el primer minuto. Hay ciertas decisiones de guión cuestionables, eso es indudable, pero “Prometheus” ofrece mucho más. Ofrece la expansión de uno de los universos cinematográficos más fascinantes que un grupo de cineastas nos haya dado, planteando nuevos dilemas y contestando, ciertamente, pocas preguntas, ahondando de manera muy sutil en la raza de los Space-Jockeys, el alienígena fosilizado que aparece en la primera “Alien” con el pecho reventado, todo ello aderezado por las relaciones de un robot con la tripulación y su propio padre, su propia existencia, y por ende, la nuestra.

Hay cosas achacables en “Prometheus”, y otras ciertamente mejorables, pero el regreso de Ridley Scott a la ciencia ficción, para quien esto suscribe, es toda una bendición. Una película más que notable que, todavía no alcanzo a comprender, está siendo masacrada inmisericordemente por gran parte del público y la crítica. Por mi parte, esperando con ansias un posible director’s cut, y por supuesto, la ya confirmada secuela.

Anuncios

2 comentarios

  1. Estas flipaoo!!!!


    • Serás gilí!!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: