h1

Oblivion

abril 21, 2013

“Oblivion” es una cinta de ciencia ficción que juega, o intenta jugar, en diferentes ligas. Intenta adscribirse, por una parte, en esa rama del género que se toma a sí misma en serio; por otra, es una película con cierto alma de blockbuster y que emplea a su mega-estrella protagonista para llegar al gran público; y una tercera, en la que el virtuosismo visual se come el resto de acontecimientos cinematográficos dentro de la película en pos de una narración fluida y la concepción de imágenes que pretenden implantarse en la retina del espectador de forma indefectible. Hay dos vertientes, de las tres citadas, en las que “Oblivion” funciona. Hay una tercera en la que no.

Cabecera-Oblivion-Frikarte

“Oblivion” cuenta la historia de una pareja de técnicos de mantenimiento en un futuro en el que la raza humana ha sido diezmada y el planeta destruido. Esta es la premisa con la que juega “Oblivion”, y no conviene decir más, ya que la película se guarda varias sorpresas en la manga que harán las delicias de más de uno.

La cinta la podríamos dividir en tres partes claramente diferenciadas. Una primera en la que nos desarrollan la relación entre los dos protagonistas dentro del contexto presentado maravillosamente de forma visual, pero con cierta sobrexposición en el guión. Algo que viene siendo ya habitual en el cine de hoy día, como si al espectador le hiciera falta una verbalización casi constante de lo que ve en pantalla para poder enterarse de la trama sin perderse, o como en el caso que nos ocupa, la presentación de un personaje que con las imágenes y sucesos posteriores ya nos deja muy claro su carácter e inquietudes. Aún así, este primer tercio se perfila  como el mejor y más interesante del film, siendo además cuando más preciosistas postales visuales nos deja. Además de todo ello, nos presentan un contexto con un sinfín de posibilidades, a cada cual más interesante, lo que unido al gran talento visual del director de “Tron:Legacy”, Joseph Kosinski, termina por elevarse como un inicio de cinta brillante en todos los sentidos.

Oblivion_01

La segunda parte de la película se adscribe más al género de la acción, con inclusión de alguna que otra sorpresa, quizás no demasiado original en su concepto, pero perfectamente funcional. Aún así, ¿quién consigue ser original a estas alturas en el cine? ¿Original al 100%? El cóctel funciona a las mil maravillas en “Oblivion”. Pero en este segundo tercio de cinta es donde la película comienza a bajar enteros, coincidencia además con el momento en el que la trama comienza a deshilvanarse, y con la entrada de un nuevo personaje en la trama. Un personaje (y aquí va el segundo palo) que no tiene mucha más chicha que ser un mero florero, y que termina más molestando que aportando al conjunto de la película.

En el tercer acto de “Oblivion” es donde las cosas terminan de explotar, literalmente. Y es donde la película termina por caerse. Un tercer acto totalmente vendido a ese concepto de blockbuster, bastante atropellado, y ciertamente vulgar en su desarrollo, que termina convirtiendo la propuesta tan interesante con la que se presentaba “Oblivion” en un producto más del montón. Personajes insulsos cuya misión es simplemente contar al espectador cómo están las cosas, escenas de acción un tanto convencionales, y un clímax final que, de no ser por un poderosísimo flash-back (que se eleva hasta ser casi casi lo mejor de la película junto con ese tercio inicial) y alguna que otra imagen perturbadora,  se perdería en la más absoluta de las, como hemos dicho, vulgaridades.

OBLIVION-2

Una auténtica lástima. “Oblivion” no es mala película, en absoluto. Es entretenida, y consta de una premisa potentísima, pero perdida por sus propias inseguridades, su propia indecisión e, incluso, de su poco atrevimiento a llevar la cinta hasta sus últimas consecuencias en pos de un mayor rendimiento económico que la condena al limbo de la vulgaridad. Su tercio final pesa demasiado, y a pesar de apuntar unas maneras más que buenas en esa primera parte, en líneas generales, brillante, termina por derrumbarse en lo predecible y poco trascendente. Aún así, cualquier amante de la ciencia ficción rescatará cosas más que interesantes de esta “Oblivion”.

Anuncios

2 comentarios

  1. Una de las criticas más durillas (pero no por ello menos veraces) que te he leido. A mi Oblivion me dejó con muy buen sabor, pero conforme pasan los días se hace cada vez más y más olvidable. Tengo la sensación de que no es una pelicula en la que pasen muchas cosas, y si hoy día tuviera que destacar un aspecto sería la estética Apple y quizás el universo en el que se desarrolla la historia, más que la historia en sí.

    Hacía mucho que no comentaba, por cierto.


    • “si hoy día tuviera que destacar un aspecto sería la estética Apple y quizás el universo en el que se desarrolla la historia, más que la historia en sí.”

      Creo que con esa última frase lo clavas. Al salir del cine ya me imaginaba que se trataba de una película fácilmente olvidable, y es una lástima, porque si los picos de calidad los tuviese más bien en su tercio final, seguro que nos dejaba con mucho mejor sabor de boca. El problema es que lo mejor de la cinta se concentra en los primeros 40-45 minutos, y salvo cositas puntuales posteriormente, la cosa se queda un poco en agua de borrajas. Otra vez será.

      PD: hacía un montón que no actualizaba, así que andamos a la par jejeje. Un saludo y un placer!!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: