h1

Iron Man 3

abril 27, 2013

“Iron Man 3” es una película rara. Muy valiente, ya que tira en su desarrollo por unos recovecos que pocas veces, o ninguna, hemos visto en las películas de Marvel. Se centra muchísimo más en la verdadera entidad de Iron Man, esto es, Tony Stark, que en el héroe propiamente dicho una vez se enfunda su armadura. Pero una grandísima verdad es que esta tercera entrega del hombre de hierro es muy posible que se disfrute mucho más sin haber visto el último tráiler, ya que a más de uno y más de dos nos terminó dejando la cinta con el culo torcido, sin saber muy bien cómo definir una cinta que, ante todo, busca sorprender al espectador. Que cuente con la complicidad de éste es otra historia muy diferente.

Iron-Man-3-Wallpaper_03

Stark está deprimido. O más bien, sufriendo crisis de ansiedad. No puede dormir, así que se dedica a trabajar sin descanso, inventando nuevos artilugios y mecanismos que mejoren sus “poderes”. Un concepto muy bien traído, ya que las varias referencias a “Los Vengadores” no están metidas en absoluto con calzador, si no que le dan más empaque al bache psicológico por el que está atravesando el personaje. Stark se siente confuso, y lo que es peor, preocupantemente débil ante los sucesos acontecidos en Nueva York, y asustado. Terriblemente asustado de perder a Pots. Y es algo que queda cojonudamente expuesto en una sola escena, un solo momento que, tal vez, sea lo mejor de la cinta.

A partir de aquí asistimos a un viaje del protagonista en el que ha de buscar de nuevo el valor para enfrentarse a sus propios fantasmas. Fantasmas creados por el propio Stark en base a sus desprecios pasados, a su viva la virgen que era su vida antes de su secuestro en la primera película. Quizás en la propia naturaleza del villano de la función se encuentre la clave. Solo cuando Tony consigue vencer dichos fantasmas puede recuperar la confianza en sí mismo y dejar de estar asustado.

Iron_Man_3_screenshot_620x380

Todo esto quedaría la mar de cuco en una cinta que se basa para avanzar en los vericuetos de su personaje protagonista para arreglar las cosas. Sin embargo, se requiere de un antagonista de mucho peso, y sobre todo, muy bien escrito, para dar empaque a todas estas ideas. Sin entrar en los spoilers, hay un giro radical para con un personaje que a más de uno le encantará y le parecerá divertidísimo, pero a otros será poco menos que una soberana bofetada. Pero es cierto que define la película. En la mente de cada cual si gusta o no. A mí no. Me parece una oportunidad perdida para poner a Stark en serios apuros, con un villano memorable, sin tener que recurrir a elementos quizás demasiado fantásticos. Por contra, el villano de la función me termina pareciendo bastante insulso, sin apenas motivaciones ni chicha de donde rascar. Un villano plenamente olvidable en suma, lo cual es una decepción capital.

Y es algo que pesa mucho en la película. Lo bueno es que ahí tenemos a Robert Downey Jr., quien sustenta la película en todo momento e incluso, en esos giros tan tremendos de guión, sostiene el film sin que caiga al abismo del ridículo. Giros de guión rebuscados y sorpresivos, pero también otros totalmente predecibles y algo rutinarios, si bien le da a la chica de turno (Paltrow)  bastante más consistencia.

IRON MAN 3

Pero al final, si no hemos casado con ese tono de la película, todo lo expuesto quedará en un “pudimos, pero no nos dio la gana”. La escena post-créditos, junto a ese giro de guión que ya hemos comentado, define la última entrega (hasta ahora) de Iron Man. Una cinta que termina siendo casi una parodia en muchos momentos, salpicada de mucho humor, muchas veces acertado, otras no tanto. Quizás el problema es mío. Iba buscando un tipo de película (más bien me vendieron un tipo de película) y me he encontrado con otra cosa totalmente diferente. ¿El problema? Que, por ahora, me gusta mucho más la idea que yo tenía en mente que la verdadera. Tal vez un segundo visionado, plenamente concienciado de tomarme muy poquito en serio a la película, me haga ver las cosas de otro modo. Tal vez, ese segundo visionado me dé la percepción real de lo que la cinta busca. El mayor inconveniente es que, por el momento, no tengo muchas ganas de darle esa segunda oportunidad. El tiempo dirá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: